Travelling for holiday? try comunity based tourism!

Travelling for holiday? try comunity based tourism!

Livichuco community is located in the Bolivian Altiplano, near Challapata in the Oruro province. It is a small village located in what was once the colonial road between Oruro, Potosi and Sucre. At that time, Livichuco was a “Tambo”, ie a place where travelers stopped to rest and relax. Today it could be a destination for people who would like to completely disconnect from they daily life during holiday… Livichuco looks like a place that has been suspended in time, in the middle of the desert.

Livichuco is one of the places you can discover through the excellent Tusoco Network, a Bolivian Community-based Fair Tourism Network.

The Tusoco Network is a non-profit association, which is formed by the Bolivian community-based fair tourism organisations and is managed by them. All over the country, from the Amazonian rainforest up to the Andean peaks, from the most tusistic locations (Salar de Uyuni, Titicaca Lake…) to the most remoted and unnown places, indigenous and peasant communities have created organisations that offer discovering of the natural, historical and cultural indigenous heritage, while strengthening indigenous peoples identities and developing communities in a sustainable way.

Tourism helps these communities dynamize activities such as handicraft and services for the travellers – lodging, food, guiding or transportation – parallel to their traditional agricultural or mining production activities.

The inhabitants of Aymara origin from the Livichuco community give the tourists the opportunity to stay for a few days to share their way of life, to discover how they make the Andean fabrics or to hike on an ancient Inca trail.

Watch the video to discover this very singular place…

See Livichuco from the air: Clic here

More information
Watch the pictures gallery, in Pobles Harmonia.

¿Quieres desconectar durante las vacaciones?

¿Quieres desconectar durante las vacaciones?

La comunidad de Livichuco se encuentra en el Altiplano boliviano, cerca de Challapata, en la provincia de Oruro. Es un pequeño caserío ubicado en lo que antiguamente era el camino colonial entre Oruro, Potosí y Sucre. En aquella época, Livichuco era un “Tambo”, es decir un lugar donde paraban los viajeros a restaurarse y descansar. Hoy podría ser un destino para personas que quieren desconectar por completo durante unas vacaciones… Livichuco parece un pueblo suspendido en el tiempo, en el medio del desierto. Para esta comunidad, el turismo es una fuente de ingresos que completa su actividad agropecuaria, bien escasa en semejante clima y topografía. Asimismo, el turismo permite dinamizar su artesanía tradicional y es también una manera para ellos de abrirse a las realidades internacionales.

Livichuco es una comunidad que hace parte de la Red Tusoco, La Red Boliviana de Turismo Solidario Comunitario. Vía su página web, Tusoco propone una serie de destinos, desde la Amazonía hasta los Andes, desde lugares altamente turísticos (salar de Uyuni, Lago Titicaca…) hasta rincones fuera de cualquier circuito (Livichuco), donde el turista que privilegia la protección del medio ambiente y el bienestar de las poblaciones podrá descubrir nuevos paisajes y culturas, dejándose guiar por la gente de las comunidades y compartiendo un momento de vida con ellos.

Mirar el video para descubrir este lugar tan singular y sus habitantes…

Ver Livichuco desde el aire: clicar aqui

Más información:
Ecoturismo y turismo comunitario, IOSPHERA para Cruz Roja Cataluña, 2010
Un ejemplo de turismo comunitario: la comunidad de Livichuco, Bolivia, IOSPHERA para Cruz Roja Cataluña, 2010
Galería de fotos, Pobles Harmonia, Cruz Roja Cataluña
Red Tusoco, Bolivia
Más iniciativas económicas de los pueblos indígenas en Pueblos Harmonía.

Un ejemplo de turismo comunitario: la comunidad de Livichuco, Bolivia

Un ejemplo de turismo comunitario: la comunidad de Livichuco, Bolivia
Para ver donde queda la comunidad de Livichuco, clica en la imagen // Foto : Google Maps

La comunidad de Livichuco se encuentra en el Altiplano boliviano, cerca de Challapata, en la provincia de Oruro. Es un pequeño caserío que se encuentra en lo que antiguamente era camino colonial entre Oruro, Potosí y Sucre. En aquella época, Livichuco era un “Tambo”, es decir un lugar donde paraban los viajeros a restaurarse y descansar. Livichuco parece un pueblo suspendido en el tiempo, en el medio del desierto…

Los habitantes de Livichuco son de origen Aymara y de cultura Qaqachaqa. Viven del cultivo de la papa, así como de la pequeña ganadería de llama y oveja. Las difíciles condiciones de vida de la región han llevado muchas familias a emigrar a las ciudades.

Tibursio Maraza, campesino y guía de turismo // Livichuco · Bolivia · Foto Alejo Cock

Durante el invierno, como en todo el Altiplano, las temperaturas bajan frecuentemente a 20 grados bajo cero. En algunas temporadas se pierden los cultivos, así como el forraje para los animales.

Por esta razón la comunidad ha encontrado en el turismo una fuente anexa de ingresos. Los visitantes que se quedan unos días en el caserío para compartir la vida de la comunidad, pueden también descubrir todo el proceso de fabricación de los tejidos andinos, pasear por el antiguo camino Inca o hacia la cumbre del Toro, lugar de nidación de los cóndores.

Livichuco es parte de la Red Boliviana de Turismo Comunitario, TUSOCO, una asociación que reúne a varias comunidades campesinas e indígenas en todo el país.

El alojamiento y la comida en la comunidad, los espectáculos de música y danza, la venta de artesanías y el servicio de guía naturalista, son nuevas fuentes de ingreso para la comunidad de Livichuco.

Fuentes
TUSOCO, Red Boliviana de turismo Comunitario.
IOSPHERA para CREU ROJA A CATALUNYA, Campaña “Pobles Harmonia”, entrevista con Tibursio Maraza, campesino y guía de turismo, Livichuco, Bolivia, octubre 2009

Economia indígena : el auge de la Quinua

Economia indígena : el auge de la Quinua

La quinua, antiguamente llamada de manera despreciativa “comida de indios”, tiene una demanda creciente en Europa, EE.UU. y Japón.

La quinua es un cereal con un balance nutritivo excepcional, que lo convierte en un alimento particularmente completo para la dieta y el desarrollo del ser humano. Por esta razón, su demanda crece en los mercados occidentales, y Bolivia se ha posicionado como el primer exportador mundial de quinua. La Asociación Nacional de Productores de quinua, ANAPQUI, juega un papel fundamental en la producción orgánica de la quinua.

Ver el video.
Clicar en CC para activar/desactivar los subtitulos en inglés

Saber más:
Alix de Roten, el grano de oro de los Incas, Campaña “Pueblos Harmonia, Cruz Roja, setiembre 2010.
Galeria de fotos, Pueblos Harmonia
La visión indígena del desarrollo
La economía de los pueblos indígenas

Indigenous peoples economics : Quinoa in Bolivia

Indigenous peoples economics : Quinoa in Bolivia

Quinoa, once contemptuously called “Indian food”, has an increasing demand in Europe, U.S. and Japan.

Quinoa is a cereal with an exceptional nutritional balance, which makes it a particularly complete food for the human diet and human development. For this reason, demand for Quinoa is growing in Western markets, and Bolivia has positioned itself as the leading exporter. The National Association of Quinoa Producers, ANAPQUI plays a fundamental role in organic production of quinoa.

Watch the video
Clic on CC to enable/disable english subtitles

More information:
“Harmony Peoples”, photo gallery on Quinoa and ANAPQUI
The indigenous approach of developement

La visión indígena del desarrollo

La visión indígena del desarrollo

La racionalidad económica de los pueblos indígenas no es de acumulación, sino de relación de armonía con el entorno.

Durante la Minga, una antigua tradición de trabajo colectivo, se trabaja en beneficio de la comunidad, pero también se disfrutan los momentos juntos. (Parteras reunidas en Minga para cultivar plantas medicinales · Cotacachi · Ecuador · Foto Alejo Cock)

Desde un punto de vista occidental, el concepto de desarrollo se entiende principalmente como “desarrollo económico”, es decir la mejora de las condiciones materiales de vida. Para muchas culturas indígenas en cambio, el desarrollo es la búsqueda del equilibrio, de la armonía. Desde esta racionalidad, el desarrollo económico por si solo no tiene sentido. Tiene que ser combinado con otras dimensiones de igual importancia como son por ejemplo la salud, la capacidad de aprender y la relación armónica con la naturaleza y con la comunidad… En el idioma kichwa no encontraríamos palabra para traducir “desarrollo” en el sentido occidental de la palabra. La traducción sería más bien “la realización de la vida plena”, el llamado “Sumak Kawsay”.

En la visión andina, el “Sumak Kawsay” es un equilibrio entre Munaj [la dimensión espiritual de la vida], Atiy [la dimensión organizativa, política], Ruray [la dimensión económica], Yachay [la dimensión del aprendizaje, del conocimiento]. El “Sumak Kausay”, que ya figura en las constituciones de Bolivia y Ecuador postula que vivir bien no significa vivir con más dinero, o con mas propiedades; significa vivir con lo que se necesita para una vida digna, con oportunidades, capacidad de opinar, crecer, proponer y aprender. Así podemos decir que el desarrollo y el sub-desarrollo no son conceptos adecuados en la concepción indígena, tal como lo expresa un dirigente indígena ecuatoriano:

“Yo no me siento ni sub-desarrollado, ni pobre… porque tengo mis saberes, mi cultura, mi comportamiento, mi entorno, mi territorio… así que no sé de donde me pueden calificar de sub-desarrollado” Cesar Pilataxi

El desafío de los pueblos indígenas consiste en vivir en este mundo globalizado sin dejar su cosmovisión ni su identidad.

Ofrenda a la "Pachamama" o Madre Tierra, para agradecerle lo que nos brinda para vivir : agua, alimentos, plantas para la salud. (Dia del Equinoccio · Cotacachi · Ecuador · Foto Alix de Roten)

A pesar de siglos de opresión y asimilacionismo, muchas culturas indígenas han sobrevivido. En el siglo XXI, los pueblos indígenas siguen luchando para proteger sus tierras ancestrales, recursos naturales, prácticas culturales e idiomas. No les falta obstáculos : la explotación petrolífera en sus territorios ancestrales y el desplazamiento forzoso que puede causar, la ignorancia y la mala percepción por parte de la sociedad, son ejemplos de amenazas a las que se enfrentan. A pesar de todo, este siglo no deja de ser portador de nuevas esperanzas :por un lado, en algunos sectores de la sociedad, las propuestas indígenas de desarrollo tienen muy buena acogida, como lo demuestra la fuerte participación de los pueblos indígenas en el Foro Social Mundial de Belém do Pará, Brasil, en enero de 2009.

Por otra parte, a nivel jurídico, la aprobación, en 2007, de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, que protege el derecho de estos pueblos a “perseguir libremente su desarrollo económico, social y cultural”, es un importante reconocimiento internacional de la lucha secular de los pueblos nativos. Estos cambios abren nuevos horizontes para el desarrollo de modelos indígenas en el campo de la economía, de la cultura, de la educación, de la salud, de la política etc. El reto para los pueblos indígenas de hoy, que no pueden pretender vivir como vivían sus antepasados, consiste en desarrollar una concepción filosófica renovada de lo que debe ser el “nuevo ser indígena” dentro del mundo complejo y tecnologizado de hoy, sin que esto signifique afectar su identidad cultural e histórica.

Las iniciativas indígenas contribuyen no solamente a mejorar sus propias condiciones de vida; son también un aporte interesante para el mundo globalizado.

Las niñas de la escuela Intercultural Bilingüe "Amauta Ñaupi" viven desde pequeñas la relación intima que el ser humano debe tener con la naturaleza. (Escuela Amauta Ñaupi · Puyo · Ecuador · Foto Alejo Cock)

En los próximos artículos, daremos ejemplos de iniciativas actuales, en el campo de la economía, de la educación y de la salud, que tienen raíces en la historia y la tradición de los pueblos indígenas. Mostraremos como estas iniciativas permiten mejorar la vida de las comunidades indígenas, y aportan a a vez una contribución interesante a nivel nacional y mundial : la visión indígena del desarrollo es increíblemente pertinente, si consideramos los problemas globales del siglo XXI, como son el el consumismo desenfrenado, el consecuente desequilibrio del ecosistema mundial, y las profundas desigualdades sociales.

Este post introduce una serie de propuestas económicas de comunidades indígenas de ecuador y bolivia, publicadas en este blog. Son parte de una investigación que realice para la campaña “pueblos harmonia · alternativas indígenas en un mundo global”.